Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
2 mai 2013 4 02 /05 /mai /2013 09:54

Principales conclusiones

En conclusión se observa un distrito con 363.903 habitantes, de los cuales el 48% son hombres y el 52% son mujeres. Existen en el distrito un total de 106.902 viviendas ocupadas con un total de hogares de 106.907, de los cuales 66.3666 cuentan con jefaturas masculinas y 40.540 con jefaturas de hogar femeninas.

La mayoría de la población se concentra entre los 20 y los 59 años. Un 62,1% de la población se podría considerar como económicamente activa y  casi un quinto de los habitantes del distrito se encuentran en la llamada tercera edad.

El 78% de los habitantes del distrito 26 tienen 18 años o más es decir se encontrarían en condiciones de ejercer su derecho a voto.

En relación a los ingresos y la caracterización económica del distrito se puede observar que la mayoría del distrito se concentra en los quintiles autónomos de ingreso más altos (IV y V), (55,5%), el ingreso promedio per cápita de los habitantes del distrito alcanza $259.332. Los hombres tienden a concentrarse en quintiles más altos que las mujeres y se constata que también reciben ingresos promedio per cápita mucho más alto que las mujeres en la misma ocupación. La mayoría de la población se ocupa en empresas del sector privado a nivel distrital esta cifra llega al 78,9%. Por otra parte las mujeres no suelen ocupar posiciones de patrón o empleador y cuando lo hacen sus ingresos son hasta tres veces menores que el de los hombres por la misma ocupación.

La mayoría de los habitantes del distrito son chilenos. Sin embargo se aprecian sectores de extranjeros, en su mayoría peruanos, colombianos y ecuatorianos, por lo que se hace necesario pensar en espacios multiculturales al interior del distrito 26.

El 5,4% de los habitantes del distrito declaran pertenecer a algún pueblo originario, la mayoría Mapuches y una porción ínfima de Diaguitas.

En relación a la participación las tasas de no organización son altas superan el 80% de los habitantes del distrito que no se organizan. Los hitos de organización preponderantes que se observan son en primer lugar las iglesias, en segundo lugar las juntas de vecinos y en tercer lugar los clubes deportivos, ya en rangos bastante menores se observan las agrupaciones culturales y las agrupaciones ideológicas o corporativas.

En relación al tema electoral hoy  no se pueden observar condiciones reales de doblaje en el distrito, sin duda estas aumentarían en la medida en que se hicieran esfuerzos por competir toda la oposición a la derecha unida en dos listas. Sin embargo aún así sigue siendo sumamente difícil.

Los hombres votan en menor cantidad por las mujeres y en mayor cantidad por hombres y hombres de izquierda, en tanto las mujeres las mujeres en el distrito 26 votan en mayor medida por hombres de derecha y en menor medida por hombres de izquierda y por mujeres.

En el caso de la votación femenina en general, se desprende la relevancia de considerar el factor de género y las resistencias al respecto. La votación no difiere de una tendencia que se puede observar a nivel nacional y las explicaciones pueden ser diversas. Por ejemplo los candidatos de izquierda y sobre todo las mujeres candidatas, no logran empatizar con dicho segmento por actitudes o estilos personales; también porque no incorpora las demandas de género a su discurso o su equipo. Esto es un poco difícil de aceptar toda vez que los otros candidatos tampoco lo hacen, sin embargo, es una explicación. Una tercera alternativa puede ser que las mujeres tengan una tendencia más conservadora en relación a temas que se conocen como valóricos, como la familia. Es una materia importante a considerar para una encuesta.

 

Las mujeres tienden a ocupar posiciones de “emprendimiento” en menor proporción y parecieran estar en situaciones socioeconómicas más difíciles que los hombres. Es necesario indagar a este respecto, como este tema pudiera impactar la realidad local en temas como educación, familia y oportunidades que eventualmente pudieran ser leídas mas allá de la votación femenina pudiendo encontrar eco en organizaciones de la sociedad civil y también en los organismos públicos. Esto quiere decir que la mayor exclusión de la mujer es un tema sinérgico.

 

En relación a los pueblos originarios, si bien es una temática que no es masivo en el distrito, tiene una repercusión que excede el número de votantes. De esta forma, hay temas de identidad, de cultura y de inclusión que si bien podría tener una receptividad limitada, son del punto de vista político, de relevancia. Si otros candidatos no tuvieran postura al respecto, contar con estos datos pudiera ser un patrimonio discursivo diferenciador.

 

Siendo la participación baja, se abre un flanco muy importante para el planteamiento de diversos temas. ¿Cuál ha sido la promoción, difusión y esfuerzo en relación a la Ley 20.500 que han hecho las autoridades a cargo, fundamentalmente el Municipio? Este dato, no lo tenemos, y es sumamente importante. Del mismo modo, introducir el debate sobre el bajo nivel de participación es un activo electoral importante pudiendo promover una agenda de participación, encuentros etc.

 

En los temas electorales, este estudio, permite pensar en que un doblaje no es posible. Por otra parte, resulta necesario no descuidar los nichos de votación del diputado Montes.  

 

Es importante hacer un encuesta, pero la misma sólo tiene sentido en la medida general en que se cumplen dos condiciones. La primera es que se hagan al menos dos. La segunda permitiría ver los cambios que la primera sugiere incorporar. Si solo se hace una y reducida a la intención de voto, la misma no entregará herramientas para ajustar la acción del candidato o de sus equipos. Es un error grave limitar una encuesta sólo a la intención de voto porque además, crea ansiedad en los equipos. Por lo demás, no permite adecuar el perfil. Por lo mismo, una encuesta debe tener y permitir grados de auto crítica que excedan la mera indulgencia así como el exceso de celo. Una herramienta como esta puede ser de gran utilidad como también, infligir un gran daño. Es decir, deben ser al menos dos, amplias en su contenido a medir, incluyendo percepción sobre cualidades personales, y debe ser equilibrada en su evaluación.

 

Debe recordarse que la encuesta mide percepciones, no realidades. Esto corre para todos los efectos de elaboración e interpretación. La conducta del votante está desplegado en el estudio demostrado ciertas tendencias o conductas. Es necesario considerar que las encuestas han tenido varios problemas porque se intentan explicar la realidad desde la percepción y no desde la conducta realizada en concreto por el individuo. Por eso, se incluye preguntas como “por quien votó en la elección anterior”, “en cuales elecciones ha participado” etc.

Partager cet article

Repost 0
Published by Stéphane Parédé
commenter cet article

commentaires