Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
2 mai 2013 4 02 /05 /mai /2013 20:54

 

En el ambiente se respiraba la tensa calma de la expectativa. Habían pasado 45 minutos de la hora señalada y las seis sillas dispuestas en el escenario aún se encontraban vacías. A las 19.55, Camila Vallejo, la vicepresidenta de la Federación de Estudiantes de Chile y principal cara del reclamo estudiantil de 2011 en ese país, cruzó raudamente el pasillo que conectaba con la calle e ingresó al auditorio principal de la sede central de Ctera. El público, su público, un grupo variopinto integrado por agrupaciones sociales, dirigentes políticos, miembros de Centros de Estudiantes secundarios y universitarios y hasta familias enteras con hijos que no alcanzarían los 12 años, estalló en aplausos.
La figura de Camila impacta y genera una irremediable atracción. La dirigente chilena camina con seguridad, con sus ojos verdes fijos en algún punto perdido y una sonrisa ante cada felicitación o muestra de apoyo. Sin embargo, no parece hacerse cargo de lo que genera a su alrededor. No busca destacar, simplemente lo hace.

Con más de 400 mil seguidores en Twitter, Camila Vallejo es hoy la dirigente joven más representativa de América del Sur. Según las encuestas realizadas en su país, cuenta con una imagen positiva del 68% y fue elegida en 2011 como la “chilena más admirada”, superando a Michelle Bachelet y a Violeta Parra en una votación realizada entre jóvenes trasandinas. Ha sido invitada a disertar en Brasil y Europa, donde expuso ante las Organización de las Naciones para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y se reunió con el intelectual Stéphane Hessel, el autor intelectual del movimiento de los indignados. Además, en diciembre de 2011 fue elegida como “la personalidad del año” por los lectores del diario británico The Guardian.

La militante chilena realizó un análisis de la situación política en la Argentina. “Creo que en este país es necesario que todas las organizaciones sociales dejen de delegarle la responsabilidad a las autoridades unipersonales. Argentina tiene una historia muy centrada en los personalismos. Hace falta una mayor transversalidad para lograr cambios para todos –aseguró–. En Chile estamos intentando eso. No queremos más figuras sino programas transversales que superen las disputas partidarias en pos de mejoras para todos

Partager cet article

Repost 0
Published by Stéphane Parédé
commenter cet article

commentaires