Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
3 juillet 2013 3 03 /07 /juillet /2013 00:08

KAROL CARIOLA: "SOY MUY CONSCIENTE DEL PARTIDO QUE MILITO, CON TODA SU HISTORIA, FORTALEZAS Y DEBILIDADES"

KLL


La primera vez que escuché a Karol Cariola fue en la fiesta de los abrazos, hace un par de años. Habló de capitalismo, de neoliberalismo, de los derechos de las y los trabajadores, de lxs jóvenes y la educación, del aborto libre, seguro y gratuito, y de la legalización de la marihuana. La obstetra, candidata por el PC a una diputación por Independencia y Recoleta, trasunta pasión, ganas y convicción. Aquí habla de la evolución del PC y su apuesta por formar parte de un pacto político que, aunque le queda estrecho, considera necesario.
Por Gloria Maira, Para la Mansaguman.cl  // Fotos: Kena Lorenzini
“Cuando nosotros decimos que Chile cambió, que hay un Chile antes del 2011 y un Chile después del 2011, no creo que sea solo parte de una retórica discursiva. Es parte de una realidad concreta: hay una oportunidad  de generar cambio. Y esos cambios no será fácil generarlos. Para nosotros tener que pactar con un conglomerado político, que es la Concertación, que cómplice… no, fue responsable de 20 años de gobierno y cómplice del modelo neoliberal que impuso la dictadura, claramente es difícil. Y eso no es algo que para nosotros sea fácil de enfrentar, ni con la militancia, ni para nosotros como comunistas convencidos de una sociedad distinta”.
“A mí me llama mucho la atención cómo hay compañeros de otros tiempos que vivieron otros procesos, otras etapas del Partido Comunista, que hoy día también tienen plena conciencia de la necesidad que tiene nuestra sociedad, nuestro Partido, nuestro país, nuestra historia, de que este Partido Comunista sea distinto. De que esté mucho más vinculado a la realidad cotidiana. Porque también el Partido ha pasado por distintas etapas y por distintos momentos”.
Por Gloria Maira
Karol Cariola, ¿quién te metió el bichito de la política?
De bien chica, tenía 12 años cuando mi profesor de historia nos enseñó la Segunda Guerra Mundial. Empezamos a hablar de historia,de Mussolini, de Hitler, qué sé yo. A mí me pareció muy interesante la historia. Y, a partir de eso, también me empecé a vincular con algunas personas, amigos, que también estaba relacionada con la política. Tuve una profesora que es comunista, que me enseñó a tocar guitarra, y con quién logré generar mucha cercanía. De ahí un poco partieron mis primeras inquietudes. Tenía un grupo de amigos punkis, que vivían en mi barrio y que eran anarquistasen su estilo, y con los que compartíamos una visión respecto de la situación del pueblo mapuche. Y por ahí también tuve un abuelo que era comunista, aunque sin militancia. Era un obrero de la construcción, el papá de mi mamá, y siempre me inculcó lo injusto que era esta sociedad con los trabajadores. Y te digo esto porque, claro, finalmente la política no puede verse solamente vinculada a un partido. Mi vinculación con el PC fue después, pero todos estos fueron los primeros indicios. Tuve un pololo que era hijo de exFrentistas, que es mi actual pareja…
O sea, te llegó por varios lados…
Por varios lados. Y, de hecho, este pololo era hijo de exFrentistas. Vivió el exilio en Suecia, durante mucho tiempo, y esa fue otra motivación para acercarme más…
¿Porqué el PC y no el PS,u otro partido de izquierda?
Ahí tuve el primer acercamiento con el Partido, con su historia, con sus lógicas. Y la primera organización con la que yo me vinculé políticamente fue con la Jota. Yo quería entrar cuando estaba en el colegio. Con mis compañeras tuvimos la inquietud de armar una organización, una base, una célula. Y creamos la base Violeta Parra en el Liceo Tajamar. La primera base que se armó y hasta el día de hoy existe. Así es que yo me siento muy orgullosa… Llegamos a ser 16 mujeres militantes de las Juventudes Comunistas cuando yo me fui.
Y una joven militante comunista, ¿cómo se relaciona con el cuco del PC? Porque el cuco del PC estuvo ayer y tiene otra cara hoy, pero aún existe.
Primero, con mucha convicción. Yo creo que en este largo camino recorrido he aprendido muchas cosas y soy muy consciente del partido en el que milito, con toda su historia, con todas sus fortalezas y con todas sus debilidades. Me siento muy convencida de que lo que estoy haciendo es lo correcto y que el espacio en el que estoy construyendo es el más legítimo. Por lo menos para mí, hoy día. Es el que más me representa y es donde me vinculo con las personas. Y la verdad es que pelear contra el cuco del PC, en esas condiciones, es mucho más fácil. Porque sé que este cuco del PC es un invento muy conveniente a aquellas fuerzas políticas que no quieren que nosotros avancemos, que nuestras ideas, que nuestros valores, que nuestras perspectivas, que nuestro proyecto político, finalmente avance. Y bueno, al tener conciencia plena de que todo esto del cuco del PC es un invento en muchas cosas, en otras… algunas son ciertas, hay que decirlo.
Se comen los niños, ¿no?
No, no nos comemos a los niños, no nos comemos a las guaguas, no tenemos cola de chancho, ni nada de esas cosas. Pero hay algunas cosas… el PC fue un partido dogmático, fue un partido en algún momento con aprensiones, con ciertas visiones medio conservadoras. Quizás no es lo que hoy día más nos representa. Pero el Partido ha ido evolucionando y ha ido cambiando. Y nosotros mismos hemos sido parte y protagonistas de ese cambio y de ese proceso. Yo creo que ese cuco del PC, además, lo hemos ido derrotando y eliminando mucho más en la sociedad.
“Los electores también discriminan entre hombres y mujeres. Las mujeres, incluso, muchas veces actúan de forma machista y eligen más a los hombres. Yo creo que el Congreso Nacional necesita más mujeres. Necesita de una visión distinta. Necesita esta visión que las mujeres podemos representar, que tiene otras sensibilidades. Y me parece que hoy día es una oportunidad histórica, también, para dar un paso y pagar esa deuda que como país tenemos pendiente”.
“Yo siempre digo, la experiencia no está dada solo por la edad. La experiencia también está dada por lo que uno ha vivido. Y a mí me ha tocado vivir hartas cosas. Creo que hoy día tengo las condiciones y la energía, las ganas, de poder jugar un rol en nuestro país. Jugar un rol mucho más activo, incluso, del que ya estoy jugando, que no lo voy a dejar de hacer, por supuesto”.
LA RENOVACIÓN DEL PC
¿Ha sido muy duro promover ese cambio puertas adentro?
No tan duro. No ha sido fácil, por supuesto, pero tampoco creo que seamos los buenos y los malos, los de antes y los de ahora. Yo creo que ha sido un proceso muy conjunto. A mí me llama mucho la atención cómo hay compañeros de otros tiempos que vivieron otros procesos, otras etapas del Partido Comunista, que hoy día también tienen plena conciencia de la necesidad que tiene nuestra sociedad, nuestro Partido, nuestro país, nuestra historia, de que este Partido Comunista sea distinto. De que esté mucho más vinculado a la realidad cotidiana. Porque también el Partido ha pasado por distintas etapas y por distintos momentos. Y nos ha tocado enfrentarlo desde distintas perspectivas. Todos los años de clandestinidad que hemos tenido que asumir, todos los años de persecución que hemos tenido que vivir como partido. No los viví yo personalmente, pero sí el Partido. También nos han hecho engrosar un poco esa piel. El Partido Comunista es un partido al que le ha tocado vivir, nos ha tocado vivir, distintos escenarios y enfrentarlos de distintas maneras. Incluso al punto de llegar a tener en su momento un frente armado, que fue el Frente Patriótico Manuel Rodríguez. O tener una apuesta política distinta, como fue la rebelión popular de masas. Y hoy es un partido que ha demostrado su fiel convicción por la igualdad, por la democracia, por la justicia. Y yo creo que eso es lo que ha ido de a poquito, también, derrotando esto. Y en conjunto con todos los militantes que son parte de este Partido, y que han decidido muchos quedarse, y otros ingresar, hemos ido avanzando en esa dirección. No creo que sea una pelea interna o intestina, entre buenos y malos, o añejos y nuevos.
KLL
KLL
Sino un proceso.
Y es un proceso conjunto.
Y ese proceso lo ligo con la contingencia, donde renovación de la política es una expresión que sale mucho y está en todas partes. Muchos la conjugan. ¿Qué pasa con la renovación de la política en estas semanas donde las primarias se cayeron, donde en otros partidos se está peleando a machete? ¿Cómo te relacionas con esa realidad cuando el discurso que viene del PC, lo que tú estás diciendo sobre esa renovación, finalmente tiene el trasfondo de ser parte de un pacto?
Yo no creo en la magia, enque las cosas cambian de un día para otro. Creo que estas situaciones de que se haya caído el pacto electoral, de la pelea de los cupos, de gente que se quiere asegurar, es la expresión más pura de las debilidades y del fracaso del modelo político que ha imperado en este país por mucho años. El que hayamos tenido que estar discutiendo por los cupos parlamentarios en una lista única de oposición, es absoluta consecuencia del sistema electoral binominal que tenemos. Yo creo que ahí es donde está la principal perversidad. Y en aquellos que han querido sostenerlo porque les conviene. Sin embargo, eso no quita responsabilidad a aquellos que, efectivamente, no han querido dar paso, o no han querido escuchar esta necesidad popular que existe de que ese tipo de prácticas se alejen de la política que se quiere proyectar de hoy para adelante. Cuando nosotros decimos que Chile cambió, que hay un Chile antes del 2011 y un Chile después del 2011, no creo que sea solo parte de una retórica discursiva. Es parte de una realidad concreta: hay una oportunidad  de generar cambio. Y esos cambios no será fácil generarlos. Para nosotros tener que pactar con un conglomerado político, que es la Concertación, que cómplice… no, fue responsable de 20 años de gobierno y cómplice del modelo neoliberal que impuso la dictadura, claramente es difícil. Y eso no es algo que para nosotros sea fácil de enfrentar, ni con la militancia, ni para nosotros como comunistas convencidos de una sociedad distinta.
Pero hay un pacto…
Sin embargo, también vemos una necesidad de construir una amplitud en las fuerzas políticas que hoy somos parte de este país. Aquí nosotros no podemos llegar e instalar una bomba y desaparecer a los que no nos gustan y dejar a los que gustan, pues. Si aquí el país se compone de lo que somos. Y tiene que cambiar. Y esos cambios hay que impulsarlos. Y por eso nuestra convicción es que el cambio se tiene que hacer desde la disputa institucional, y también desde la lucha social. Porque, de lo contrario, separando una de las dos cosas, vamos dirigidos al fracaso. Y eso es lo que a  nosotros nos impulsa a pensar de que una nueva correlación de fuerza político-social de centro-izquierda, con todas sus dificultades, con todas las tensiones, con todas las diferencias en lo interno, puede generar los cambios estructurales que Chile necesita acompañado de un proceso social creciente.
“Creo que estas situaciones de que se haya caído el pacto electoral, de la pelea de los cupos, de gente que se quiere asegurar, es la expresión más pura de las debilidades y del fracaso del modelo político que ha imperado en este país por mucho años”.
“Aquí nosotros no podemos llegar e instalar una bomba y desaparecer a los que no nos gustan y dejar a los que gustan, pues. Si aquí el país se compone de lo que somos. Y tiene que cambiar. Y esos cambios hay que impulsarlos. Y por eso nuestra convicción es que el cambio se tiene que hacer desde la disputa institucional, y también desde la lucha social. Porque, de lo contrario, separando una de las dos cosas, vamos dirigidos al fracaso. Y eso es lo que a  nosotros nos impulsa a pensar de que una nueva correlación de fuerza político-social de centro-izquierda, con todas sus dificultades, con todas las tensiones, con todas las diferencias en lo interno, puede generar los cambios estructurales que Chile necesita acompañado de un proceso social creciente”.
EL TRABAJO, LAS MUJERES, EL MACHISMO Y EL FUTURO
¿Y vas a llegar al Congreso?
Ojalá.
Karol diputada.
Karol diputada.
¿Cuál es tu compromiso fundamental como diputada? Entiendo que hay muchos, pero ,yendo a la esencia, ¿cuál es el que te mueve el corazón, a cuál le pones más pasión?
Para mí lo más importante, en esta lucha política, en la que me siento inmersa y de la cual me siento parte, tiene que ver con resguardar los derechos de los trabajadores. Yo creo que los trabajadores son el sustento y el motor de una sociedad. En todos los sentidos. Yo siempre pongo el ejemplo: Cuando los estudiantes se movilizan, el país se remece y hay cambios. Y hoy lo vimos. Y tuvimos cambios en la conciencia, en la sociedad, en la cultura. Pero cuando los trabajadores se movilizan, las cosas son bien distintas. Porque los trabajadores son el sustento del desarrollo de un país y hoy son los más vulnerados, son los más pisoteados, son los más avasallados por el capital. Ypara mí, el principal compromiso de la lucha política, que además yo considero que sigue habiendo una lucha, que nosotros nos enfrentamos a un país donde las clases sociales se diferencian tremendamente, precisamente a partir de, de los intereses económicos que persisten y que se sobreponen a cualquier derecho social fundamental, estará dada por el resguardo de los derechos de los trabajadores a partir de aquellos que queremos defenderlos. Y en eso creo que desde el Congreso Nacional ha habido una carencia importante. Durante los últimos años lo que menos se ha discutido ha sido sobre los derechos laborales, en lo que menos se ha avanzado, ha sido en los derechos laborales. Por el contrario, cada vez son más las vulnerabilidades. Lo vimos en la Ley de Pesca. Los trabajadores de la pesca artesanal hoy día están absolutamente desprovistos. Cuando se trata de discutir salario mínimo, lo único que hay son cortafuegos, precisamente para evitar que el salario mínimo aumente para los trabajadores chilenos. Cuando se trata de discutir código laboral o de plantearlo como un tema relevante, lo habitual es poner frenos a ese debate por resguardar los intereses económicos de los empresarios.
KLL
KLL
¿Y haces una distinción entre la realidad de trabajadores y trabajadoras?
Claramente. Las trabajadoras en Chile tienen distinciones concretas respecto de los trabajadores, partiendo porque muchas, en distintas áreas productivas, tienen salarios menores que ellos. Y. porque además entre los hombres y las mujeres, producto de sus características particulares, también hay situaciones distintas que enfrentar. Hoy ser madre y ser trabajadora prácticamente es un castigo. O sea, se transforma en una imposibilidad. Cuando debiera ser una cosa natural, cuando debiese estar garantizado en todas sus condiciones, sus derechos. Independiente de que eso le traiga costos económicos a un empresa. Yo creo que, efectivamente, hoy es una de las tareas pendientes y necesarias de desarrollar.
¿Tienes en el cuerpo la sensación de lo que ha sido esta candidatura, en lo que va hasta ahora, con sus dificultades? Están los robos en el comando. Está el que tu nombre forme parte de las mesas de negociación, con todos los bemoles que esto tiene. Quiero preguntarte a ti, como mujer candidata, ¿qué podemos esperar las mujeres de este año electoral? ¿Tú crees que es un año auspicioso, que nos abre posibilidades, o va marcando y reiterando exclusiones o discriminaciones de la política y de las grandes transformaciones que todas estamos esperando?
Creo que es difícil. Para mí es muy extraño ser parte de un debate como el que se está dando, cuando efectivamente uno de los nombres que está en discusión, a propósito de quiénes van a ser los candidatos, finalmente es el mío. Todavía no está definido siquiera si soy candidata hasta noviembre. Soy precandidata todavía. Yo he hecho un llamado a definir esto con la ciudadanía, y ojalá en un proceso de primaria. Aunque no sea el proceso de primarias vinculante legal que estableció el gobierno, sí que sea un proceso vinculante en el pacto. Y básicamente también en lo simbólico, por decirlo de alguna forma. Lo cual yo estoy dispuesta a respetar. Es difícil, es complejo. Pero también es enriquecedor. O sea, yo no por ser mujer, por ser joven, estoy discriminada de un proceso donde me paro con la misma impronta y con la misma fuerza que otros candidatos que a lo mejor pueden poner encima curriculum más largo, más edad, más experiencia. Yo siempre digo, la experiencia no está dada solo por la edad. La experiencia también está dada por lo que uno ha vivido. Y a mí me ha tocado vivir hartas cosas. Creo que hoy día tengo las condiciones y la energía, las ganas, de poder jugar un rol en nuestro país. Jugar un rol mucho más activo, incluso, del que ya estoy jugando, que no lo voy a dejar de hacer, por supuesto. Soy Secretaria General de las Juventudes Comunistas.
¿Cuál es esa experiencia que destacas?
Estoy trabajando también en el gremio, el cual me representa, que es el Colegio de Matronas. Y me interesa seguir contribuyendo en un proceso de lucha que ha levantado el movimiento por la salud pública en nuestro país, que también es una de mis prioridades en el momento de pensarme como una futura diputada. Y bueno yo creo que si va a ser, que siempre ha sido difícil para las mujeres introducirse en política. Eso ha sido algo histórico, el machismo en nuestro país está arraigado y eso es algo que no podemos ocultar. No solamente a nivel de las posibilidades de tener candidaturas en mujeres, sino también en el mismo electorado. O sea los electores también discriminan entre hombres y mujeres. Las mujeres, incluso, muchas veces actúan de forma machista y eligen más a los hombres. Yo creo que el Congreso Nacional necesita más mujeres. Necesita de una visión distinta. Necesita esta visión que las mujeres podemos representar, que tiene otras sensibilidades. Y me parece que hoy día es una oportunidad histórica, también, para dar un paso y pagar esa deuda que como país tenemos pendiente.
Finalmente, a la matrona: ¿la era está pariendo un corazón?
Yo creo que mi gran amigo Silvio Rodríguez da en el clavo. Bueno, lo hace alusivo a la revolución. Yo creo que hoy nosotros estamos pariendo un corazón. Y yo creo que ese corazón está latiendo fuerte y nos está haciendo un llamado. Que no paremos este proceso. A que el proceso que iniciamos durante tantos años, y que ya lleva muchos años, porque yo sí soy una defensora de que las transformaciones en Chile no partieron el 2011, sino que mucho antes. El 2011 fue una explosión de esta olla a presión que se venía calentando hace mucho tiempo. Que gracias a la consecuencia y a la lucha de muchos que por años han venido repitiendo las mismas cosas y que hoy, afortunadamente, empiezan a hacer sentido en las grandes mayorías, se han dado cuenta que tenemos una oportunidad histórica de generar cambios, de generar transformaciones, de darles mejores condiciones a nuestro pueblo, de dignificar al ser humano, de dignificar a todos los chilenos y chilenas, a los trabajadores y es una oportunidad que no podemos desaprovechar. Y yo, particularmente, me siento muy responsable de ser un actor principal en esto.

KLL

Partager cet article

Repost 0
Published by Stéphane Parédé
commenter cet article

commentaires