Overblog Suivre ce blog
Administration Créer mon blog
3 mai 2013 5 03 /05 /mai /2013 00:11

Camila Vallejo

 

Ante la respuesta del Gobierno y el Ministro Lavín a nuestras demandas

Luego de la exitosa marcha del día jueves 28 de abril, organizada por la CONFECH y que convocó a más de 8.000 estudiantes de Universidades tanto públicas como privadas e incluso al Magisterio, la ANEF y el Consejo Nacional de Trabajadores de las Universidades Chilenas, la vocería por parte de la derecha recayó en la Presidenta de la Comisión de Educación de la Cámara Baja, la diputada María José Hoffman (UDI) y en Fernando Rojas, Subsecretario de Educación. Al parecer el mediático ministro Lavín prefirió abstenerse de aparecer en los medios ante la gran demostración de fuerza que realizó el movimiento estudiantil.

Las declaraciones de estos dos personeros muestran el evidente deseo de la derecha de avanzar contra viento y marea hacia una reforma a la educación superior que fortalezca la educación privada, consolide el lucro y no avance en la necesaria democracia que deben tener las entidades educacionales.

Cuando la diputada Hoffmann plantea que este paro le da la razón al ministro: hay que corregir el sistema, no es más que un inútil intento de tapar el sol con un dedo, pues lo que se expresó en la masividad de la marcha fue un contundente rechazo a los planes privatizadores que pretenden realizarse en la educación.

Quiero recordarles a las autoridades que nuestras demandas distan mucho de ser meras defensas a los intereses de unos pocos privilegiados. En ellas hemos planteado, por ejemplo, la necesidad de hacer una reestructuración profunda al sistema de becas,  con un necesario reajuste y ampliando su cobertura para así terminar con la horrorosa realidad del alto endeudamiento con el cual terminan los jóvenes por acceder a la educación superior; hacer efectivo la prohibición al lucro en las entidades de educación superior para que los esfuerzos económicos de los estudiantes que entran a entidades privadas no vayan destinado a enriquece a un sector privilegiado de la sociedad; democratización de los espacios universitarios, para que los estudiantes, funcionarios y académicos de todas las casas de estudios puedan participar en los procesos de toma de decisiones; aumento del gasto social en educación pública para poder terminar con el autofinanciamiento de las instituciones Estatales que elevan año a año los costos para educarse y que les permita desarrollarse y salir de la crisis financiera en la que se encuentran, como es el caso de la mayoría de las universidades estatales de regiones que acogen a gran parte de los estudiantes más vulnerables del país.

Si el Gobierno estuviera realmente preocupado de la situación económica de los estudiantes acogería sin mayor inconveniente nuestras demandas.

Somos conscientes de la situación precaria que viven los estudiantes de los centros de formación técnica e institutos profesionales. Por ejemplo, nos preocupa saber que un alto porcentaje de los estudiantes al egresar no encuentran trabajo en lo que estudiaron. ¿Vamos a seguir permitiendo que empresarios inescrupulosos abran y abran carreras, por la mera ambición del lucro, sin garantizar la existencia de campo laboral real para sus egresados? Esto más aun considerando las deudas con altos intereses que deben pagar los estudiantes, aun cuando ni siquiera su esfuerzo por estudiar muchas veces le permita acceder a un trabajo relacionado a lo que estudió y se endeudó.

Ante la crisis de la educación superior es una irresponsabilidad plantear que basta solamente repartir de mejor forma la torta. Se requiere aumentar el gasto público en educación superior y que dichos recursos estén orientados de manera efectiva al desarrollo de una mejor calidad de la educación, potenciando el sistema público, mejorando el sistema de becas, haciendo reformas al acceso y haciendo retroceder la lógica crediticia que genera una enorme deuda difícil de sobrellevar para  los estudiantes de Chile

Repost 0
Published by Stéphane Parédé
commenter cet article
3 mai 2013 5 03 /05 /mai /2013 00:10

Camila Vallejo

 

Nada nuevo bajo el sol:

La profundización de un modelo en la mal llamada reforma educativa de Piñera

 

Como la preparación de la escenografía donde sacar una foto podríamos calificar la “gran reforma” anunciada por Piñera. La calidad para el Presidente es algo tan superficial como una instantánea, ya que a lo que apuntan las medidas es a mejorar el rendimiento de los estudiantes en pruebas como el SIMCE o PIZA, sin dar cuenta que la educación es todo un proceso que no puede circunscribirse a lo medible a través de instrumentos de este tipo y que la calidad debiese abarcar mucho más de lo que exige el Banco Mundial o la OCDE en términos de matemática, lenguaje e inglés.

La reforma, que ha sido catalogada por el propio Presidente como la “más grande de las últimas décadas”, no tiene mucho de fondo, ya que apela a las mismas lógicas que han estado imperando en educación pese a sus magros resultados. Cuyos pilares fundamentales son la competencia y los estímulos regresivos en términos sociales. Competencia que beneficia a los privilegiados y castiga a quienes, no por elección sino porque no tienen los recursos para aspirar a otra cosa, siguen condenados a una educación municipalizada a la que el Estado ha dado un espaldarazo en términos de presupuesto, con el agravante de recibir estudiantes en riesgo social, provenientes de familias de escasa escolaridad y ambientes desfavorables. A estos establecimientos nunca va a llegar la inversión si es condicionada a resultados, porque serán otros colegios, los que seleccionan en función de la capacidad de las familias de invertir en sus alumnos, los que se lleven los primeros lugares.

Siempre habrá colegios de elite para justificar los buenos resultados de este modelo, pero mientras no se inviertan recursos de manera transversal, para profesores y estudiantes, en el resto de los colegios para que obtengan también mejores resultados, no habrá un aumento de la calidad PARA TODOS, porque los bonos e incentivos no han sido propuestos para todos, ni siquiera para la mayoría. Está claro que el 10% mejor en resultados de la prometida prueba de pedagogía, no va a ser más que el 10%, solo por dar un ejemplo.

Curioso es que transmitan estas ideas en cadena nacional, como si antes no hubieran existido otras, quizás incluso mejores para hacerle frente a este calvario. Y llenos de arrogancia desconocen Consejos Asesores Presidenciales, Congresos Nacionales de Educación, propuestas de organizaciones gremiales, a las que ellos siempre se han opuesto desde el Congreso y no han siquiera considerado a la hora de discutir políticas de Estado.

Informes de la OCDE han destacado que ya tenemos un número de horas de matemática y lenguaje que sobrepasa a otros países con mejores resultados. Que los directores puedan elegir a su equipo y no las comunidades educativas, es poco menos que antidemocrático. Se plantea atraer a los mejores talentos, becando a los que obtengan más de 600 puntos en la PSU, con lo cual se reproduce la lógica de beneficiar y financiar a los que tienen más recursos. Sin embargo, es loable que se pretenda apoyar a los mil colegios de peores rendimientos.

Por otra parte, no se ha modificado significativamente la municipalización, ni el financiamiento por voucher, ni el aseguramiento constitucional del derecho a la educación, ni las atribuciones fiscalizadoras y de regulación del Ministerio de Educación, ni el rol del Estado. Entonces, ¿qué hay de grande y novedoso en esta reforma de educación?

Pero en algo tiene mucha razón el Presidente Sebastián Piñera al decir que “los grandes protagonistas de la reforma son los niños, los jóvenes, nuestros estudiantes, esto es para ustedes, pero si no es con ustedes no vamos a llegar a ninguna parte”. La agenda privatizadora no va a llegar lejos, porque no se ha considerado la opinión de los estudiantes organizados, como tampoco la del Colegio de Profesores, la AJUNJI, la Asociación de Padres y Apoderados, las Federaciones Universitarias, los asistentes de la educación, ni ningún otro. Así que todo hace pensar que no van a estar los consensos, todo lo contrario, existirá un potente despertar social de todos lo que no queremos que nos pasen gato por liebre, que nos privaticen a la educación o que nos disfracen de calidad lo que definitivamente no es.

Repost 0
Published by Stéphane Parédé
commenter cet article
3 mai 2013 5 03 /05 /mai /2013 00:03

LA LEADER ÉTUDIANTE CHILIENNE CAMILA VALLEJO REÇU EN AUDIENCE PAR LE PRÉSIDENT PAR LE PRÉSIDENT RAFAEL CORREA 13 JUIN 2012.  PHOTO J.J. / EFE

Repost 0
Published by Stéphane Parédé
commenter cet article
3 mai 2013 5 03 /05 /mai /2013 00:02

Camila Vallejo: “Esta lucha no es sólo de los chilenos, sino de todos los jóvenes del mundo”

Camila Vallejo: “Esta lucha no es sólo de los chilenos, sino de todos los jóvenes del mundo” (Foto: Oleg Yasinsky)

 

Entrevista realizada por Oleg Yasinsky, Santiago de Chile

“La esperanza es mucha, porque se ve que Chile ya no es el mismo de antes, que a partir de esto hay un despertar pero también un cambio o el inicio de un cambio en la estructura mental.»

Un renovado movimiento estudiantil crece en Chile desde mayo de este año. Son ya seis meses de protestas en las calles, asambleas y articulaciones con otros sectores de la sociedad, bajo la demanda primera de un nuevo modelo de educación que se traduce en una demanda contra el sistema neoliberal en general.

Camila Vallejo, una joven de 23 años estudiante de la carrera de Geografía, se convirtió en una de las figuras visibles del movimiento más importante en Chile desde la llegada de la Concertación. Presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, militante de las Juventudes Comunistas, Camila habla en entrevista con Desinformémonos de los retos y esperanzas del movimiento, de los logros obtenidos y de los temores actuales. En la primera entrevista concedida a un medio de comunicación mexicano, Camila saluda a los estudiantes de la UNAM y envía un mensaje a los jóvenes de América Latina.

A continuación la entrevista completa:

¿Qué es ser de izquierda hoy?

Primero hay que entender que es necesario hacer cambios profundos en la sociedad y el sistema político-económico y cultural, que es la estructura, pero además la conciencia de que eso requiere hacer acción colectiva, trabajo colectivo y trabajar de manera organizada y en unidad. En segundo lugar, esa transformación tiene que ir en pos de recobrar la soberanía de los distintos pueblos; particularmente en Chile, que esa soberanía no solamente se traduzca en la recuperación de lo recursos naturales, sino también en el poder distribuir de mejor forma el poder político, una democracia mucho más colectiva, mucho más participativa que implica generar a nivel institucional los espacios necesarios para que sean las distintas sociedades las que tomen en sus propias manos la construcción del futuro, y eso con el principio básico de apostar mayor justicia social, que pasa tanto por justicia distributiva como justicia productiva y, en ese sentido, no sólo se mete en la recuperación de los medios de producción materiales sino también culturales, en el conocimiento, tienen que democratizarse. Creo que ese es el gran desafío hoy día de la izquierda.

¿Por qué este movimiento surge ahora, 23 años después del término de la dictadura? ¿Por qué tenía que pasar tanto tiempo? Parecía que en Chile no pasaba nada…

En Chile siempre están pasando cosas, lo que pasa es que hacia afuera no se muestra eso, hacia afuera se dice que somos unos jaguares de Latinoamérica, que somos un país ejemplar, con un modelo educacional ejemplar, que tenemos una estabilidad a nivel de gobierno muy clara, un abrupto crecimiento económico, que hemos atacado a la pobreza, pero no se muestra cómo se han ido acumulando ciertos descontentos sociales producto de luchas que no han tenido un buen final.

Hemos tenido movilizaciones no tan masivas como ésta, pero que han sido importantes, que han planteado cambios sobre la mesa y aún así nuestra institucionalidad política no les ha permitido expresarse y que esa opinión se traduzca en algo vinculante, como un proyecto de ley; entonces hay una acumulación de descontento que obviamente tiene que ver también con el desarrollo, la perpetuación y la profundización de la desigualdad en nuestro país, un país que ha combatido la pobreza, la indigencia y donde, sin embargo, la desigualdad se acrecienta cada vez más, y lo peor, es que la gente ha tomado conciencia de que esa desigualdad no es por mero continuismo de algo, sino que se está reproduciendo producto del sistema imperante que fue instaurado a fuerza en la dictadura. Ahí se refleja que este estallido social, como se le ha señalado, no es algo espontáneo sino que viene de toda esa acumulación y maduración de luchas sociales anteriores.


¿Por qué ustedes tienen tanto apoyo y tanta simpatía de la gente y no sólo en Chile? ¿Esperaban una reacción así al principio?

Creo que atacamos problemas medulares del sistema y creo que eso ha generado transversalidad. Esta no es una lucha gremial, por la defensa de algo corporativo o algo que no involucre directamente a los estudiantes, sino que la problemática que se ha planteado y la demanda que se erige es una demanda social, que es para todos, no solamente para la actual generación sino que para la futura, y eso ha generado simpatía y ha también despertado la conciencia de mucha gente, devolviendo la esperanza a quienes habían luchado anteriormente pero por temor no siguieron luchando, y creo que eso ha sido la principal riqueza de este movimiento: la transversalidad, el despertar de la conciencia, el atacar el problema medular y por sobre todo la consecuencia del movimiento; creo que no hemos tranzado, no por intransigencia sino por responsabilidad ante cuestiones que para nosotros son éticas y morales, que son lucha legítima. En ese aspecto creo que se ha generado el mayor respaldo social a este movimiento.

¿Cuáles son los miedos y las esperanzas de este movimiento después de tantos meses?

La esperanza es mucha, porque se ve que Chile ya no es el mismo de antes, que a partir de esto hay un despertar pero también un cambio o el inicio de un cambio en la estructura mental, que no está todavía, pero se vislumbra; y que a partir de aquí se pueden desarrollar procesos de construcción mucho más arraigados en la base social que posibiliten reconstruir el tejido social que se ha destruido durante la dictadura.

El temor más grande es el que esto se mantenga de manera lineal y que no tenga éxito, y que la frustración sea tan grande que el repliegue también sea muy prolongado. En ese sentido, el cómo poder hacer ahora, por ejemplo, repliegue táctico para la acumulación de fuerza y para replantearse la estrategia, dado que el gobierno no está haciendo nada, creo que es el mayor temor- “¿Qué va a pasar con esto?”, no solamente lo decía Lenin, sino que otros grandes intelectuales hablaban de cómo tienen que darse las luchas sociales, es que hay momentos donde uno no puede hacer sólo presión, presión, presión, inertemente, sino que uno también tiene que tomar el pulso, retroceder y volver a presionar con más fuerza. Y creo que eso falta, y todavía no lo hemos podido aplicar.

¿Qué lugar ocupa la tecnología en la vida cotidiana de los jóvenes chilenos? ¿Qué valor dan ustedes a las redes sociales? ¿Han sido realmente tan importantes para este movimiento?

Son una herramienta dinamizadora de los flujos de información, de las convocatorias, creo que han permitido mayor fluidez pero no han sido el factor determinante para la articulación de un movimiento amplio y masivo. Creo que eso se trabaja en el seno de la organización, de una forma personalizada. Es decir, este movimiento no se levantó gracias a las redes sociales. Se levanta la construcción que viene desarrollándose desde hace muchos años. Son las organizaciones, es su maduración política orgánica, la articulación que se ha generado con otros espacios. El rol de las redes sociales ha sido dinamizar pero no para construir el movimiento; la construcción ha sido del trabajo personal, no mediatizado por Facebook, ni Internet o Twitter.

¿Cómo participa el pueblo mapuche en las movilizaciones estudiantiles?

El pueblo mapuche es un actor que aunque no es mayoritario, sí se ha integrado a este proceso. No solamente por la demanda histórica de la recuperación de sus tierras es mucho más antigua que la nuestra, sino porque la problemática de la educación es mucho más integral de lo que pensábamos. De cómo se forma, cómo se educa. Es a través del proceso de educación que se respetan las distintas identidades, y en este caso, el considerar como una nación a un pueblo que no es el mismo que el pueblo chileno, que es el pueblo mapuche, que es distinto. Entonces, el proyecto educativo que nosotros creemos que hay que crear para el futuro tiene involucrar la realidad del pueblo mapuche: su historia, su construcción, su visión de sociedad, su visión de futuro, su relación con el medio; esas cosas nosotros no solamente tenemos que planteárnoslas como un desafío para involucrarlas en el sistema educacional, sino como una cuestión aparte, también tenemos que retroalimentarnos de ese conocimiento. Ahí ha jugado un papel muy importante el pueblo mapuche con la integración particular de la Federación Mapuche de Estudiantes a la Confech, que nos ha permitido repensar el proyecto educativo con este factor.

¿Cuál es el rol de la prensa y de los periodistas en este proceso?

Son un poder fáctico. La prensa en Chile está muy manejada por los grandes grupos económicos, juega en gran medida a favor de los intereses del gobierno, obviamente. Todos conocemos los duopolios que hay detrás de los grandes medios de comunicación. En este proceso, al menos al principio, dispuso muy bien la opinión pública a lo que estaba sucediendo porque no había otra, porque era muy masiva la manifestación, muy creativa, muy diversa, alegre; ahí el rol que juegan los medios también tenía que ser un poco más imparcial. Sin embargo, con el desarrollo del conflicto ha llegado el punto en que no se soluciona nada con el gobierno y los medios han tomado otra estrategia, ya clara de indisponer a la opinión pública ante el movimiento estudiantil, los movimientos sociales, y si uno lo ve en las calles, la disposición se centra en la supuesta delincuencia, en la violencia, en la necesidad de poner mano dura, de criminalizar la protesta social; entonces, obviamente, los medios de comunicación son del sistema –un sistema comunicacional- en que se permite reproducir la hegemonía de un discurso dominante, un discurso que proviene particularmente del gobierno actual, de los sectores más reaccionarios.
Otra cosa son los medios alternativos, la radio; ellos juegan un rol que se ha estado diversificando y ampliando más, producto de la necesidad de comunicar de mejor forma lo que está sucediendo. Con más objetividad, un poco más a favor de lo que es realmente el movimiento estudiantil.

¿En qué momento sintieron que este movimiento tendría tanta fuerza?

La verdad es que nos ha sorprendido a todos. En la primera manifestación no esperábamos más de 3 mil personas y llegaron alrededor de 10 mil; ahí fue la primera vez que nos sorprendimos. Luego vino la segunda y la tercera crecía y no paraba y no paraba y todos nos sorprendimos; cada manifestación que convocamos adhería más gente.
La verdad es que sí hubo una sorpresa continua durante todo este tiempo y en algún momento sí pensamos “chuta, esto tomó un salto cualitativo mayor”. Nosotros siempre supimos que la demanda partía de algo simple, concreto: el endeudamiento, el problema del financiamiento, llegando a las propuestas más políticas, el sistema educacional que queremos y una cuestión mucho más social –y política, también- que tiene que ver con el cuestionamiento del modelo de desarrollo que hay en Chile. Entonces empezamos a ver que la demanda no era sectorial, sino que era multisectorial, un problema más sistémico; que había una totalidad de sectores y que todos estaban afectados producto de este modelo de desarrollo que produce desigualdad, que produce injusticia, que no garantiza los derechos fundamentales.
En determinado momento nos dimos cuenta de que estábamos dando un salto cualitativo y que aquí no solamente se cuestionaba la calidad de la educación, sino la calidad de nuestra democracia, una democracia coja, débil, que requiere replantearse, reformularse y, en ese cuestionamiento, empiezan a involucrarse otras muchas organizaciones, muchos otros sectores, donde está la principal riqueza del movimiento actual. Se involucran trabajadores, pobladores, movimientos ecologistas, homosexuales, etcétera. Todas las minorías con planteamientos de mayorías.

Una vez, hablando de los partidos oficiales de la izquierda de México, el subcomandante Marcos dijo que son “la mano izquierda de la derecha”. ¿Esta identificación sería válida para la Concertación también?

Sí, claro que sí. Finalmente la Concertación es la otra derecha. La verdad es que en Chile nunca tuvimos socialdemocracia. Nunca tuvimos un regreso a la democracia dentro de un proceso de transición; es como una transición que nunca termina, pero que es más que nada la administración del modelo impuesto en la dictadura que nunca lograron cuestionar a pesar de que tuvieron las posibilidades y el quórum necesario para hacer un cambio estructural, porque se acomodaron en el modelo neoliberal que les generó también un beneficio, en el ámbito de la educación, por ejemplo.
La Concertación tiene un conflicto de interés. Tiene escuelas, tiene universidades, etcétera. Entonces toda esta crítica, toda esta desconfianza que surge de los jóvenes y en general de la sociedad en su conjunto hacia la Concertación se justifica, y ahí la Concertación tiene que hacerse cargo. Tiene que hacerse cargo de todo lo hecho y de capitalizar políticamente esto o que impere el oportunismo político; tiene que haber humildad y tiene que haber una autocrítica muy fuerte.

La Revolución de los pingüinos

Durante la revolución de los pingüinos yo estaba en el primer año de la Universidad; claro, yo lo veía como una cuestión impresionante, impactante a nivel de masividad. Fue mucho más corta, más breve, esa manifestación.
Mi opinión personal es que se perdió la oportunidad de llamar a otros sectores; creo que los estudiantes secundarios quisieron jugar un papel protagónico. Creo que ellos quisieron ser protagónicos en ese momento y no involucrar a otros sectores; pensaban en los universitarios como “apoyen pero no sean parte de”. Entonces creo que hubo una marginación, que a lo mejor es entendible y legítima en ese momento, para no mezclar elementos y apostar a una demanda central y para que nadie instrumentalice el movimiento; había una oportunidad real de hacer una cuestión más transversal y de mayor presión porque entró una instancia de negociación con la Comisión Asesora Presidencial en donde no hubo una buena preparación, donde no hubo una correlación de fuerza y se terminó por traicionar rápidamente por parte de la clase política y eso generó un golpe y una frustración muy grandes, que lo cortó de tajo. Pero eso también nos ayudó a nosotros a madurar y a tener esos elementos para no caer en el mismo juego, nos sirvió como experiencia y por eso, también, esto ha durado tanto y no ha caído tampoco en el juego de la manipulación de nadie.

Cuando el movimiento de estudiantes chilenos recién estaba prendiendo, la prensa que no sabía ni escribir correctamente tu apellido, de inmediato te tildó de “líder” de este movimiento. Parece que en estos tiempos, después de la caída de los “socialismos reales”, que tal vez no fueron tan reales ni tan socialismos, la gente y los jóvenes no quieren más líderes ni vanguardias iluminadas… Vivimos una necesidad de replantear el tema del poder no sólo fuera sino también dentro de nuestros movimientos… ¿Cómo ves este tema? ¿te sientes una líder, una dirigente, una coordinadora, una vocera?

Yo creo que la historia nos puso acá. No creo que seamos líderes natos, yo creo que las circunstancias me obligaron a estar aquí; podría haber estado otro. Y nos tocó a los dirigentes en este momento. Creo que este movimiento se debe principalmente al trabajo de todos, no principalmente a las caras más visibles sino a todos los que construyen día a día esto. No porque salgan a marchar, sino que construyen desde la asamblea, desde la articulación con otras organizaciones, y, en ese sentido, comparto la idea de que el poder no tiene que estar concentrado en un liderazgo sino en la base del movimiento. Y eso es un desafío también, porque hoy día no existe la revocación de poder, o sea, todavía se plantea como la problemática, la demanda y la exigencia, lo mismo de siempre, pero no está la real conciencia todavía, aunque es un potencial que se está generando, el de hacerse cargo, de el “hagámonos cargo de lo que estamos pidiendo”, sabiendo que es una lucha de largo plazo.
Nosotros no depositamos un cheque en blanco cada cuatro años en quienes supuestamente delegamos la responsabilidad de hacer cambios, sino que nosotros mismos nos hacemos cargo de eso. Ahora, yo creo que todavía existe mucho, y no solamente a nivel nacional sino a nivel mundial, la necesidad de ver el tema de los liderazgos, estos héroes que siempre se tratan de instalar en la historia, de que haya héroes que encabecen procesos y la gente como que siente esa necesidad para retomar la esperanza, pero creo que hay que replantearse eso, hacer prevalecer la idea de que el poder y la conducción tienen que ser en masa. Eso es fundamental, y en Chile de alguna manera, se ha desarrollado así, a pesar de que los medios instalan mucho a la personificación.

En los últimos 5 meses te convertiste en una persona muy conocida y querida por la gente, no sólo en Chile. Hay quienes dicen que las personas con el poder o la fama siempre se transforman. ¿Cuál ha sido tu experiencia con este tema?

No sé si me da tiempo para que me suban humos a la cabeza. Creo que todavía me cuesta asimilar el impacto que tiene esto en la gente. Es que muchos se focalizan en yo, yo, mí… Pero creo que no. Creo que tenemos los pies muy sobre la tierra.
Si escuchas a los políticos profesionales, la palabra yo es la más frecuente…
Sí, en los políticos profesionales, pero hablando del movimiento creo que no, hemos sabido equilibrar esta situación y siempre decimos eso también. Creo que es importante recalcarlo, porque muchas veces vamos a foros o charlas y se nos aplaude no por ser nosotros. Los aplausos tienen que ser para todos nuestros compañeros que en estos momentos se lo merecen. Y nosotros estamos en las cámaras, y en las reuniones y haciendo mil cosas, pero se olvidan de todo el trabajo que están haciendo los compañeros y sin ellos esto no sería posible. Quienes están construyendo la base de este movimiento son todos los estudiantes, trabajadores, profesores que trabajan a diario. Eso lo tenemos muy claro, y creo que ha ayudado mucho a no permitir que no se nos suban los humos a la cabeza.

¿Influencias y referentes históricos?

Quizás sea por la cultura que yo recibo de mi partido, pero creo que no hay que ser comunista para valorar y admirar a Violeta, Víctor Jara y Allende. Ellos son los que más admiro como luchadores en el ámbito de la cultura y la política, o sea, eran trabajadores de la cultura y además militantes de un proyecto de construcción, de transformación para mayorías, y sacrificaron todo por eso. Esos son personajes por los que siento mucha admiración y tantos otros que vienen de antes como (Luis Emilio) Recabarren. Y de Latinoamérica hay varios, pero quizás son más intelectuales: Mariátegui, Galeano, el Che, pero a mí me genera mucho más cercanía y admiración el rol de los trabajadores de la cultura y Salvador Allende, que merecen todo mi respeto y admiración.

¿Qué te gustaría decir a los jóvenes de México y América Latina?

A los de México que muchas gracias por el ejemplo de lucha; ellos, los de la UNAM, nos mostraron que sí se puede, y eso es para nosotros muy esperanzador. Y a los jóvenes de Latinoamérica en general que asuman con responsabilidad lo que se ha impulsado, en el sentido de que es necesario siempre regirse por algunos principios; primero, fortalecer nuestras organizaciones, pues son un hilo que a sudor, sangre y lágrimas todos hemos conquistado, hay que resguardarlas y protegerlas porque son nuestro patrimonio, son nuestra principal herramienta para la construcción de una sociedad distinta. La unidad, a pesar de las diferencias, mantenerla siempre. Las izquierdas son muchas en todos los países; tienen que ser construidas a pesar de esta diferencia. Nuestro enemigo es uno sólo, no está adentro. Por otro lado, entender que las grandes transformaciones no las hacen sólo los estudiantes; hay que involucrar a los trabajadores, a nuestras familias, y hay que tener buenas estrategias de comunicación. Muchas veces creemos que cualquier persona puede entender lo que estamos planteando pero no es así; hay que apostar al sentido común aunque sea el menos común de los sentidos muchas veces, pero hay que apostar a un lenguaje que llegue hasta al más humilde, al más pobre. Y eso es algo que tenemos que tratar con inteligencia, sin perder el contenido. Es una recomendación, y a seguir adelante, que esta lucha no es solamente de los chilenos sino que es una lucha de todos los jóvenes, de todos los estudiantes de todos los pueblos en el mundo, que es la lucha por la dignidad humana y por la recuperación de nuestros derechos para alcanzar esa dignidad que todos queremos, y sociedades más humanas.

Repost 0
Published by Stéphane Parédé
commenter cet article
2 mai 2013 4 02 /05 /mai /2013 23:52

Fotogalería Camila Vallejo (Dirigente estudiantil chilena)

 

 

Fotogalería Camila Vallejo (Dirigente estudiantil chilena)

Repost 0
Published by Stéphane Parédé
commenter cet article
2 mai 2013 4 02 /05 /mai /2013 23:47

Camila Vallejo Dowling : Discours inaugural en tant que présidente de la Fédération des étudiants du Chili –FECH-.

Camila Valejo

Source : http://www.diarioaportes.cl/portal/index.php?option=com_k2&view=item&id=366:discurso-de-asunci%C3%B3n-de-camila-vallejo-dowling-a-la-presidencia-de-la-federaci%C3%B3n-de-estudiantes-de-chile-fech&Itemid=4

Changement de Société remercie Maurice Lecomte pour cette traduction et sa présentation.

LA RIVOLUZIONE O LA RIVOLUZIONE (1) (présentation par Maurice Lecomte)

A. Cet article en espagnol du Monde diplomatique est en fait la transcription du discours d’investiture de Camila Vallejo devenue Présidente de la Fédération Etudiante du Chili –FECH-.

J’ai vainement cherché une traduction en français, n’en ai pas trouvé et l’ai donc traduit avec mes bricolages (traducteurs google + reverso). Etant entendu que je ne connais rien en espagnol et que je ne suis pas traducteur, il doit certainement y avoir des choses à redire, mais bon.

Je trouve ce texte très intéressant car Camila Vallejo, jeune étudiante en géographie de 22 ans, jeune communiste organisée dont l’engagement est clairement dit par elle et connu, y traite de :

 

Sa nouvelle responsabilité. Le terme m’intéresse et m’accroche. C’est surtout un concept renvoyant à une éthique de la personne nécessairement en lien avec un autre extérieur [je pense ici très général, à l’environnement par exemple] dont un collectif humain [La jeunesse Communiste, La FECH, Le Peuple chilien notamment mais aussi la classe sociale (Adverse ? Ennemie -elle a déjà été accusée d’être manipulée par les communistes !-) ?].

Il me semble que vivre, c’est dans son cheminement exercer sa responsabilité, et Camilla Vallejo présente le canevas du comment elle compte s’y prendre pour ce faire.

Elle en appelle à la responsabilité éthique [il revient au groupe politique de faire ce qu’il dit vouloir faire] des Etudiants de Gauche de faire une politique par leur participation au faire de cette politique et la démocratie.

Elles’inscrit d’emblée dans l’histoire, la sienne, celle de la FECH, celle du Chili. Elle est l’une des paires de mains parmi une multitude d’autres qu’elle sait avoir existées et exister. Ce sont cette multitude qui vont réaliser le faire. Le Que faire ? Eh bien, c’est ceci et donc plus précisément ce qui suit.

Elle amène un certain nombre de précisions [partie que j’ai surlignée en rouge] concernant le processus qu’elle voudrait mettre en place et en œuvre. Elle positionne nationalement cette organisation devenue la plus large possible des étudiants sur un re-tricotage de réseaux sociaux dans et également hors Université, vers tous les problèmes sociaux qui l’entourent [soit l’ensemble des problèmes quotidiens auxquels le peuple est confronté]. Ce faire réalise l’organisation dont le mouvement a besoin pour se réaliser, tout en se réalisant en le construisant. Elle lance ainsi un immense chantier afin de concrétiser ce faire national qu’elle appelle. Il s’agit de l’outil de la force à construire et la force de l’outil qu’il conviendra de mouvoir afin qu’il atteigne les objectifs auxquels il est assigné.

(1) J’ai piqué ce titre dans « La lettre à la vieille dame indigne…Hairstyle…«  de Danielle Bleitrach, lettre d’un groupe d’étudiants dans lequel elle se retrouve aux cours suivis. A l’oreille, cela me plait mais c’est surtout le contexte dans lequel est apparu cette expression qui est intéressant.

http://histoireetsociete.wordpress.com/2011/10/09/la-lettre-a-la-vieille-dame-indigne-hairstyle/

B. Au Chili, après l’ère Pinochet il est probable qu’il ne devait et doit encore pas rester grand-chose en termes d’organisation populaire, quand à l’organisation communiste… Je me souviens d’un film qui traitait de cela, « La rue Santa Fe«  ;

http://www.advitamdistribution.com/IMG/pdf/dp_rue_santa_fe.pdf

http://www.legrandsoir.info/Chili-rebelle-par-Max-Keler.html

Ceci étant, le Chili est aussi et surtout le pays où la politique libérale que nous connaissons maintenant beaucoup plus concrètement sous nos latitudes a été initiée et s’est développée très largement sans entraves grâce à Pinochet. Peut être n’est-ce pas tout à fait un hasard si c’est ce peuple là qui nous envoie ce genre de message.

En France, l’organisation populaire, dont la communiste, est bien malade, moribonde, mais à la différence du Chili, nous nous sommes largement débrouillés tout seuls pour en arriver là, après une période d’essor terminée depuis une bonne trentaine d’années. Quasiment tout serait à reprendre, …si toutefois nous [Qui ?] le souhaitions un jour…

[Qui ?], en effet, car à observer le processus de ces primaires socialistes, il s’agit bien du groupement socialiste ayant remis la décision de l’élection de son dirigeant [ainsi que du contenu de son programme] à un autre regroupement totalement fluctuant et aléatoire, donc d’un transfert de sa responsabilité à un « on ne sait en fait trop qui » variable selon les contingences du moment « médiatique-politique » bourgeois en place [Bien sur qu’il y a une lutte (guerre) de classes et nous sommes en train de la gagner !]. Il s’agit là d’une sorte de chef d’œuvre en matière de destruction de « la responsabilité » du « regroupement socialiste ». Bien plus que l’antithèse absolue, c’est une politique [puisque élections ont été faites ainsi] antagonique à celle que ce que développe Camila Vallejo ; « CommeÉtudiants de Gauchenous ressentonsla responsabilité éthique de faire une politique« . Car enfin, cet abandon de responsabilité, c’est aussi et nécessairement l’abandon du « devoir de faire » pour réaliser/concrétiser cette responsabilité. Ce n’est certainement pas la classe bourgeoise qui se chargera de cette responsabilité bien qu’elle en soit devenue dépositaire de part l’allégeance réalisée par le moyen de la primaire. Le groupement socialiste a tout simplement établi son irresponsabilité. Il n’est rien à attendre de lui et toutes les stratégies s’articulant autour de lui sont vaines.

Alors bien sur, il n’y a pas que le groupement socialiste … et de tout ce qui s’agrège à lui –cela fait à la fois beaucoup …et rien. L’état des lieux n’est pas réjouissant.

Peuple de Gauche pourquoi m’as-tu abandonné ?…,

dans ce temps même où nous commérons le 50ème anniversaire de cette « Journée portée disparue » du 17 octobre 1961, le massacre des Franco-Algériens de Paris manifestant pacifiquement par la police du Préfet Maurice Papon,

ce crime d’État !…,

http://www.la-bas.org/article.php3?id_article=2271, 2272, 2273, 2274

qu’il me faille aujourd’hui sur mon chemin saluer avec déférence l’un des tortionnaires emblématique de cette guerre d’Algérie, Jean Marie Le Pen ;

« Dans cet océan de menteries, de duperies et de subversion  se détache, par surprise, de façon solennelle, une « fausse note » – qui dame le pion à la doxa ambiante et dominante – celle de Le Pen que l’on nous a fait croire de sulfureux, des  décennies durant, de l’homme par qui passent tous les malheurs. Le voilà saluer les « combattants de Syrte qui résistent contre le monde entier », en Libye. « Je tire mon chapeau, je le dis carrément, aux combattants de Syrte qui donnent un exemple de courage et de détermination » lance-t-il avant de juger également que le gouvernement syrien était « légitimé dans sa lutte contre les bandes armées ». Qui l’eut cru ? Le Pen devient en effet comme le juge notre ami Kataliseur, sur ce blog, « le dernier gramme d’honneur de la France sauvée, in extrémiste, dans sa chute dans les abîmes, par celui que nous attendons le moins ! ». http://allainjules.com/2011/10/18/libye-limpossible-victoire-des-gueux-du-cnt/

Responsable, je me sens responsable des saloperies innommables que la France est en train de commettre en ce moment même à Syrte notamment …et j’en suis à faire symboliquement une « paix des braves«  avec Le Pen ! Je constate que pour le même genre d’histoire, le coup de Bush sur l’Irak, il y avait eu quelques manifs, y compris dans notre bled à Marseille, pour dire non, et là après 7 mois de bombardements –excusez du peu, mais vous représentez-vous la masse de destructions humaines et matérielles que cela doit être !-, rien, nada en dehors de 130 péquins à Paris il y a quelques jours ! On réussi à commémorer en dénonciation les tueries des algériens d’octobre 61 en ne pipant mot de nos tueries coloniales présentement en cours, aujourd’hui 18 octobre 2011, hier 17 octobre 2011,… ! Tu parles d’un devoir de mémoire, mais pour quoi faire ! A quoi cela rime t-il ? Nous sommes littéralement schizophrènes ! Nous sommes devenus des irresponsables, un peuple d’irresponsables ! Peut être aussi, suis devenu fou. Si tel est le cas, enfermez-moi.

A côté de cela, c’est fou ce qu’il faut être responsable dans la vie courante ! Il ne faut pas fumer, pas manger gras, manger des fruits, faire de l’exercice, être assuré, mettre des sous dans le parcmètre, faire les queues derrière ce trait là pour respecter les règles de confidentialité aux guichets de l’hôpital, à la banque, … Nous sommes environnés de normes du fait que notre responsabilité est/serait engagée pour ci, ça, le reste, avec des verbalisations amendes à la clé et des polices spécialisées. La norme est d’être responsable. Mon avis est que déclaré d’emblée irresponsable, le catalogue des normes palie à la chose ! Le pouvoir ne s’y trompe pas. Il nous veut irresponsables mais doit tout de même gérer les choses.

Dans ce foutu merdier en expansion tant qualitative que quantitative, ce sont bien entendu les jeunes qui sont aux premières loges et vont de plus en plus en prendre plein la gueule. Il n’est d’autre alternative que de reprendre la démarche militante de base et à la base. C’est pour ça que je trouve intéressant ce discours de Camila Vallejo par lequel elle appelle en fait les étudiants de gauche chiliens à se mettre à leur boulot politique pour que se réalise leur responsabilité. Comaguer a terminé sa dernière émission sur radio galère par un extrait de l’intervention que venait de faire Camilla Vallejo à l’attention des étudiants indignés du monde. Elle peut certes faillir, mais pour l’heure elle tient bien la barre me semble t-il.

Qu’en pensent les jeunes ?

Ben voilà.

Bien à chacun.

ML


Mon nom est Camila Antonia Vallejo Amaranta Dowling et je voudrais, avant tout et devant vous exprimer la fierté que représente et signifie pour moi le présent défi de diriger la plus importante Fédération des étudiants du Chili. C’est une très grande responsabilité de s’inscrire dans plus de 104 ans l’histoire, 104 ans d’aventures et mésaventures, 104 ans de lutte au sein du mouvement étudiant.

C’est un honneur et un grand défi car je viens de l’un de ces endroits qui ne reçoivent pas de décorations, desquels dont peu ou rien n’est dit, parce que peu ou rien n’est connu, de l’un de ces lieux que parfois même on arrive à oublier. J’ai suivi mes cours en secondaire dans un petit Collège dont le nom désigne une terre fleurie ; étrange paradoxe, puisque lors de ces cours nous avons plus respiré de la terre que des fleurs, dans ces salles en bois où s’était accumulé la poussière de générations d’étudiants non emblématiques n’ayant jamais pu ni atteindre ni occuper un quelconque poste important du pouvoir dans notre pays.

Ma carrière, l’une des plus petites de cette Université, est à peine dans la conscience collective, perdue dans les couloirs de la FAU et se confondant avec d’autres disciplines. La Géographie dans cette Université, qui n’a presque ni temps ni espace, est un autre paradoxe.

Cependant, la chose la plus terrible est de réaliser que cela n’arrive pas seulement et maintenant pour la seule géographie mais pour l’Administration Publique dont les formations s’étalent entre dix huit et vingt heures parce qu’après dix huit heures il n’y a plus d’Université pour eux, dont ces formations [carrières] devraient être fondamentales pour renforcer le système public. Cela se produit également dans l’Education et nous nous rendons finalement compte que, ce ne sont pas seulement quelques formations éparses, mais toute une branche de la connaissance, un secteur entier de la connaissance qui est tombé en déshérence en raison de la logique de marché appliqué à l’université et mis en œuvre au cours de ces trente dernières années.

Et de ce minuscule lieu oublié de mon origine, relié en sus à mon court laps de vie, à 22 ans, je viens à être la seconde femme présidente de la FECH en plus de cent ans d’histoire. Et vous aurez aussi le privilège d’être les seconds dans l’histoire de l’Université à être accompagnés par une femme à la présidence de notre fédération des étudiants.

Bien, puisque maintenant cela m’est devenu possible, il me revient d’exercer cette charge de Présidente, cependant, je dois dire que moi seule n’aurais jamais obtenu tout cela sans que mes mains soient juste l’une des paires parmi beaucoup autres, qui toutes ensemble lèvent ce projet collectif qui se nomme Gauche Étudiante, entamant son troisième mandat consécutif à la tête de notre Fédération.

Permettez moi de vous en dire un peu plus concernant les Etudiants de Gauche. C’est un groupe politique présent dans de vastes espaces de notre Université, englobant la plus grande diversité possible d’étudiants, car nous entendons que la gauche se construise par la participation et la démocratie, et cette élection où nous avons augmenté de près de 400 les votes par rapport à l’élection précédente nous affirme comme mouvement organiquement lié aux bases étudiantes de notre Université.

Comme Étudiants de Gauchenous ressentons la responsabilité éthique de faire une politique, parce que l’administration du pouvoir sur nous par les puissants nous oblige à toujours nous mêler de ses affaires, parce que ces affaires sont aussi nos affaires et parce que nous ne pouvons pas permettre que certains privilégiés soient ceux qui définissent éternellement les mesures et les contours que notre patrie doit avoir, en l’ajustant toujours à ses intérêts étroits.

Nous croyons que la clé du succès pour le mouvement étudiant est de re-positionner[localiser] la Fédération dans une position de leader à l’échelle nationale, de re-tricoter les réseaux sociaux avec les résidents, les travailleurs, les organisations sociales et les syndicats, les jeunes restés hors de l’université à shooter dans les pierres, en d’autres termes, de tourner notre regard vers tous les problèmes sociaux qui entourent aujourd’hui l’université et avec lesquels nous sommes intimement impliqués et engagés.

Il nous faut rompre avec cette bulle universitaire ayant installé l’individualisme, la concurrence et la réussite personnelle comme modèle de conduite pour les étudiants au détriment des idées et des concepts fondamentaux tels que la solidarité, la communauté et la collaboration entre nous.

Nous nous opposons à l’idée qu’il s’agirait juste d’aller à l’Université, avoir de bonnes notes, quitter dès que possible les cours pour partir vite faire de l’argent sur le marché du travail. Nous avons les yeux suffisamment ouverts pour nous être rendus compte que dehors il y a un monde entier à conquérir, que ce monde là requiert notre engagement, nos efforts et nos sacrifices et au regard des iniquités sociales aveuglantes qui se profilent dans tous les recoins de notre ville, nous ne pouvons pas refermer la porte en prétendant n’avoir rien vu et faire comme si rien n’était arrivé. Notre engagement à la transformation sociale est irréductible.

Parce que nous avons besoin aujourd’hui plus que jamais, d’une discussion approfondie concernant le pays que nous voulons construire et à partir de cette élaboration quel genre d’Université mettre au centre de la dite construction.

Parce que nous ne croyons pas que l’Université soit un espace neutre à l’intérieur de la société, l’Université étant un agent vivant en construction articulé sur le développement du projet concernant le pays que comme citoyens nous levons [construisons] jour après jour. Notre responsabilité réside et se réalise dans/par la création d’une organisation à l’intérieur de celle-ci nous permettant de transformer l’Université, afin de pouvoir transformer la société.

Notre concept d’Université nous parle d’un espace ouvert, participatif et démocratique, avec une communauté universitaire active et en dialogue, une communauté impliquée dans la conception et la conduite des d’études qu’elle y développe.

Notre vision est celle d’une Université se trouvant non pas première au classement compétitif de la concurrence ou diplômée en marketing, ce dont nous entendons beaucoup parler de nos jours, mais se campant d’abord comme contributrice au développement social du pays, recherchant l’excellence concernant la promotion de l’équité dans la composition sociale de ses étudiants, tout autant que le développement de la science et de la technologie pour servir les intérêts du Chili et de son peuple.

Nous croyons en une Université permanente liée aux problèmes posés de nos personnes actives/en activité dans la recherche de solutions avec les apports nouveaux permis par la connaissance.

Cependant, notre réalité présente est bien loin des concepts brièvement exposés ici. Aujourd’hui, l’Université est de plus en plus un projet sans autre objectif que celui affirmé par le Marché. L’enseignement supérieur a un prix et nos Universités sont mesurées par des critères industriels de production comme si elles étaient également des entreprises à l’intérieur du schéma productif de la nation, des entreprises spéciales avec de nombreux équipements dans le processus de production, mais des entreprises en fin de compte.

Dans ce schéma, le rôle clé a été joué par le dé-financement systématique de l’Université publique par l’État à l’époque de la mise en œuvre des politiques néolibérales. L’auto-financement établi en tant que doctrine a produit/entraîné un choc dans ce qui constituait l’essence même du travail de l’Université jusqu’à ce jour, en la soumettant à une logique et des schémas mercantiles qu’elle ignorait. L’Université Publique en situation défavorable a été contrainte de concourir et rivaliser dans ce qu’on appelait le nouveau marché de l’enseignement supérieur [AEL] fixant ses prix, a eu à se vendre pour pouvoir capter ses ressources et poursuivre un projet éducatif. Elle a perdu son éclat et sa couleur, son essence transformatrice et est restée très bon marché dans un coin, incapable de se reconnaître.

Nous parlons là de ce qui a opéré un changement stratégique dans le développement de l’Université, qui a été jusqu’alors insurmontable. Il en a résulté que des secteurs importants du travail universitaire non rentables économiquement sont rapidement tombés dans la misère et l’abandon consacrés par l’Université elle-même, laquelle vit quasiment un chauvinisme institutionnel, où chacun se préoccupe avant tout de sa propre survie, en perdant la vue d’ensemble que possédait notre précédant système d’éducation publique supérieure.


Cette procédure fonctionnant sous la dictature a continué avec les gouvernements de la Concertación qui n’ont pas amené de changements majeurs, mais plutôt la consécration du modèle hérité au moyen d’une gestion plus confortable et même son approfondissement pour quelques secteurs. Néanmoins, les années ont passé et le contrôle du gouvernement est revenu aux mains de ceux qui avaient longtemps régné avec des uniformes de soldats, cette fois sous des vêtements civils.

À notre avis, cela représente un danger mortel pour l’Université Publique aujourd’hui. Nous croyons que le gouvernement des entrepreneurs vise à mettre la touche finale à la privatisation totale de l’enseignement supérieur, en scellant le travail commencé dans l’ombre dans les années quatre-vingt. Les nominations de Harald Beyer et Alvaro Saieh au Conseil de l’Université, les deux principaux promoteurs du modèle de marché et du budget national actuel dans le domaine de l’enseignement supérieur sont deux indicateurs majeurs de cette volonté. Ce sont des mesures qui montrent clairement que le gouvernement se prépare à lancer un programme de privatisation à grande échelle et, par conséquent, l’année 2011 sera stratégique dans leur mise en œuvre.

Ce sera une bataille importante à laquelle notre secteur devra faire face l’an prochain et pour répondre à ce défi que nous devons déployer un mouvement qui aille au-delà des étudiants. Nous avons besoin des universitaires, travailleurs, responsables de l’université, tous ensemble dans la rue pour réclamer que l’État respecte ses Universités, que l’État s’acquitte de l’éducation supérieure publique de notre pays.

Mais il ne s’agit pas seulement d’exiger de l’État ce qu’il doit à nos universités, nous devons aussi nous regarder en vision auto-critique et nous demander quelle Université nous remettons à notre peuple. Nous avons besoin d’un nouvel accord avec l’État pour l’enseignement supérieur public dans notre pays et, nous avons aussi besoin d’un nouvel engagement pour les Universités Publiques pour la population du Chili et les intérêts de notre peuple. Cette Université est l’Université de tous les Chiliens, pas seulement de quelques-uns.

Personne n’est indifférent dans notre institution à la perpétuation des inégalités fondamentales qui déterminent par exemple que les 20% plus riches de la population ont plus de 50% des effectifs en place. Dans n’importe quelle société qui se pique d’être juste et démocratique cette inégalité fondamentale est inacceptable. Devons-nous continuer à éduquer uniquement les seules élites socio-économiques? Ou, nous assurer de mettre en œuvre un système d’accès qui permette à tous les jeunes talents et capacités, indépendamment de leurs origines et capacités de paiement, de pouvoir rester à l’Université ?


Continuerons-nous de permettre qu’uniquement
les disciplines qui sont rentables sur le marché puissent atteindre des niveaux de développement harmonieux de l’excellence?, Ou, nous assurerons-nous effectivement que tous les domaines de la connaissance soient traités équitablement afin qu’ils puissent contribuer à la construction/consolidation de la société que nous désirons, à laquelle nous aspirons et pas seulement en termes économiques, mais aussi en termes de valeurs culturelles, intellectuelles, civiques, c’est-à-dire d’êtres pleinement humains?

Beaucoup voudraient nous faire croire le contraire. Pour nous l’Université ne peut être une entreprise, et l’éducation encore moins une marchandise.

La lutte sera rude, mais l’avenir de l’Université est en jeu et nous n’avons pas l’intention de baisser les bras.

Je ne veux pas conclure mon propos sans référence à un fait qui est pour moi d’une grande importance, quelque chose auquel j’ai déjà fait allusion mais sur lequel je voudrais maintenant m’attarder un peu plus profondément, il s’agit de ma condition de femme :


Comme femme je peux voir et expérimenter intimement les formes actuelles de l’oppression dont nous sommes victimes dans la configuration actuelle de la société. Au Chili, nous disons être un pays développé et nous sommes fiers de notre récente adhésion à l’OCDE, cependant, derrière le rideau du progrès économique et l’optimisme du jaguar d’Amérique latine se cache une histoire d’oppression et de sexisme qui existe encore à ce jour . Les femmes d’aujourd’hui continuent à souffrir toutes sortes de discriminations, lorsqu’elles cherchent du travail, des plans pour leur couverture sanitaire, dans l’échelle des salaires, et même lorsqu’elles participent à la politique.


Pas plus tard qu’hier, j’ai lu quelques idées que je souhaite partager avec vous maintenant parce que je les trouve éclairantes pour ce que je veux dire, je cite ;

« Pour les femmes lorsqu’elles cherchent un travail, en plus d’une qualification il leur est également nécessaire de devoir se présenter gentille et généreuse, mais aussi être drôle, mignonne et affectueuse, mais pas trop. Il leur est demandé d’être présentables selon un jugement au millimètre faisant que son dépassement vaut pour elles d’être tenues pour présomptueuses. Elles sont louées pour être mères et il est exclu qu’elles puissent avoir des enfants.

La femme, quand elle est jeune est suspectée de pouvoir déstabiliser le groupe et elle est repoussée quand les années passent car elle a perdu en compétitivité. Elle est excommuniée quand elle est laide et aussi quand elle est belle. Dans le premier cas on dit qu’elle est répulsive, dans le second qu’elle est une provocatrice. Quand elle n’est ni l’un, ni l’autre elle est le plus souvent traitée de médiocre ».

Ce sont les conditions dans lesquelles les femmes évoluent aujourd’hui, ce sont les conditions que ma Présidence cherchera aussi à transformer.


Publié en espagnol au Chili

Repost 0
Published by Stéphane Parédé
commenter cet article
2 mai 2013 4 02 /05 /mai /2013 23:45

Elle était à la tête des manifestations qui ont secoué le Chili, l'été dernier. Les jeunes se mobilisaient contre un projet de privatisation de l’éducation supérieure. Depuis, Camila Vallejo jouit d’une forte popularité y compris au niveau international.

 

 

 

Repost 0
Published by Stéphane Parédé
commenter cet article
2 mai 2013 4 02 /05 /mai /2013 23:43

 

Repost 0
Published by Stéphane Parédé
commenter cet article
2 mai 2013 4 02 /05 /mai /2013 21:55

 

De educación, de la Izquierda, de los pinochetistas, habló la líder universitaria.

“La lucha de este movimiento estudiantil es política”, dice Camila Antonia Amaranta Vallejo Dowling (23), presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech) y principal vocera de las protestas que buscan cambiar por completo el panorama educacional chileno. En conversación con El Ciudadano, la dirigenta habla sobre el conflicto, pero también aborda el papel de la Izquierda en su conducción y cómo hacer para que desemboque en cambios constitucionales.

-¿Qué respuesta concreta esperan del Gobierno para sentirse satisfechos con las movilizaciones?

-Creo que lo primero es demostrar una voluntad por cambiar el paradigma que constituye a la Educación como una inversión individual y no como una inversión social. Con base en eso, necesitamos un cambio constitucional, que el Estado no sea garante, sino que sea responsable y se dedique a proveer educación pública para todos. Entre los principales puntos de nuestras demandas, está el cómo avanzamos en un financiamiento para que las familias no sean las que costeen la educación. Pero entendemos que debe ser parte de un proceso.

-¿Buscan un sistema de financiamiento estudiantil como el arancel diferenciado?

-Ahí hay una discusión de fondo, porque el objetivo político es la gratuidad y el arancel diferenciado es un paso para llegar a ella. Esa fue una propuesta que se barajó cuando no estaba la demanda de reforma tributaria, pero ahora es distinto porque el movimiento alcanzó un nivel de masividad y complejidad importante que nos permite pedir cambios más estructurales para que esto se pueda financiar adecuadamente. Los recursos están y dependen de cómo se distribuyan para garantizar en una primera instancia, por ejemplo, la gratuidad para los siete primeros deciles de la población.

-¿Esa búsqueda de gratuidad pretende abarcar toda la educación superior o sólo la pública?

-Si utilizáramos las ganancias que tiene una sola gran minera, lograríamos financiar toda la educación superior. Todo podría ser gratuito, porque tiene un costo de 2,2 billones de pesos ($2.200 millones), que es la utilidad que tiene una gran minera. “Escondida” logró utilidades de 4,3 billones de pesos en 2010. Entonces, evidentemente los recursos están, pero con el Gobierno que tenemos eso no va a pasar. Lo que queremos es asegurar la gratuidad para las universidades que pertenecen al Consejo de Rectores -24 instituciones-. Para las universidades privadas, buscamos un sistema de financiamiento más amigable, como un Fondo Solidario, eliminando completamente a la banca privada porque el Estado también debe hacerse cargo de los estudiantes que no optaron por el sistema público.

-¿Te parece prudente que un estudiante de los estratos más altos cuente con educación gratis también?

-Si hay una reforma tributaria previa, a mí no me importa, porque finalmente son los más ricos los que estarían pagando esto. Creo que es lo mejor, finalmente se asumiría a la Educación como un derecho, más allá de la situación socioeconómica de una persona.

EDUCACIÓN, EL SÍNTOMA DE UN SISTEMA ENFERMO

-¿Cómo convertir estas demandas estudiantiles, que en un inicio se plantearon sólo como económicas, en la punta de lanza de un movimiento político más amplio?

-Yo creo que el movimiento ha sido bastante político, más allá de que efectivamente hay gente que tiene una demanda netamente económica. También hay quienes están por una lucha más política en el tema Educación y otros que van por algo más largo, por la disputa del poder. Con todas estas personas, nuestro reto es impedir que este movimiento se vuelva algo testimonial, evitar también el aprovechamiento político de la Concertación para que luego salgan como los victoriosos, y por último, lograr efectivamente un nivel de organización y articulación que permita configurar un programa político, es decir, que la gente dispute el poder.

-¿Cómo el movimiento estudiantil puede contagiar a otros sectores de la sociedad que viven problemas similares derivados del modelo?

-Eso está sucediendo, es parte de nuestros objetivos, pero es un desafío muy grande porque hoy no existe la masa crítica, ni un pueblo suficientemente consciente. Sin embargo, hay demandas que a primera vista parecieran ser gremiales, pero finalmente hacen a la gente palpar lo malo del modelo. Entonces, se está entendiendo que la Educación es un problema social, pero como parte de una crisis mayor que tiene que ver con un modelo de mercado que nos rige.

-¿Atribuyes la masividad de las actuales manifestaciones a una pérdida del miedo de esta generación o al colapso del sistema económico?

-Yo creo que son muchos factores, pero el más fuerte tiene que ver con el agotamiento del modelo. Ya nadie cree en las falsas promesas y la gente siente ese abuso. El caso La Polar fue un claro ejemplo. ¿Qué va a pasar con esos ejecutivos? Impunes van a quedar o sólo pagarán un bajo costo. Entonces, la gente sabe que en otras áreas también, en buen chileno, se los están cagando. Se aguantó por mucho tiempo esta situación, pero ya no más, y eso se mezcla con una generación que efectivamente no le tiene miedo a protestar ni a la dictadura. Estamos cansados de un modelo que oprime y roba a la gente.

LA IZQUIERDA AÚN ESTÁ LLENA DE DESCONFIANZA

-¿La izquierda está a la altura de conducir un descontento social como este?

-No todavía. En particular, el Partido Comunista (PC) se ha mantenido muy al margen y no ha tratado de mostrarse como el conductor de este proceso, porque tampoco lo es. En general, pienso que en la Izquierda aún hay muchas desconfianzas, aunque no divisiones, pues sabemos que nos encontramos siempre y vamos unidos. Lo que nos falta como Izquierda es la capacidad de generar alianzas y construir bases programáticas en conjunto.

-¿Y eso a qué responde?

-Veo a una parte de la Izquierda aún muy prematura, que le falta construir más base social, más alternativa programática, una Izquierda que se ha construido mucho sobre la negación no sólo de la clase política, sino también del mismo Partido Comunista. Ahí el desafío es construir confianza, hacer alianza y construir programa entre todos.

-¿Crees que esa desconfianza de parte de la Izquierda con el PC no radica, por ejemplo, en acuerdos como el pacto instrumental con la Concertación?

-Eso fue determinante, incluso dentro del PC. Pero creo que el Partido ha asumido esos costos políticos, que son característicos de un periodo, y no creo que aquello haya sido perjudicial. Es decir, no hemos logrado grandes cosas teniendo tres disputados, pero sí se están discutiendo proyectos de ley que benefician al pueblo.

-¿Ese es el camino que debería seguir la Izquierda y el PC en particular?

-Es que el PC no lo puede hacer sólo. Nosotros tenemos dirigencia en todos los sectores, pero falta comenzar a articular más base social a partir de esa dirigencia y eso necesariamente requiere el trabajo de los otros sectores de izquierda.

-¿Crees que la desconfianza de algunos sectores de la Izquierda con el PC es justificada?

-Creo que sí tiene justificación. De alguna manera se ve desde afuera que el acercamiento a la Concertación -que todos sabemos que fueron los cómplices que administraron este modelo- es como una traición a la Izquierda. Pero el PC jamás ha tenido esa disposición ni ha traicionado al pueblo ni a la Izquierda por ese acercamiento. El proyecto del PC no es ser parte de la Concertación, sino tensionar para el otro lado y evidentemente ahí no van a poder estar todos esos sectores más reaccionarios de la Concertación.

LAS ELECCIONES Y LO QUE VIENE A FUTURO

-¿Cómo ves una candidatura de Michelle Bachelet para las próximas presidenciales?

-No me gustaría volver atrás, sería como un retroceso con ella, volver a cosas como la LGE en el ámbito estudiantil. Para ser realmente un avance, tendría que demostrarse a través de un programa político distinto, radicalmente distinto, donde se vean voluntades más allá del oportunismo que caracteriza a muchos dirigentes de la Concertación.

-¿Con quién crees que estarán los comunistas en las próximas elecciones?

-No he llegado a esa discusión aún, pero hay nuevos referentes que están naciendo y se ven interesantes. Por otro lado, hay que esperar qué pasa con la Concertación, que como alianza política ya no existe y debe asumirlo. Tienen que definir si van a seguir avalando el modelo o van a iniciar un proceso de alianza con otros sectores para crear una alternativa real.

-¿Apuestas a que la Concertación decante y a que la Izquierda se organice desde esa base?

-No, yo creo que la Izquierda debe formar su propia base. Pero a nivel de clase política, hay que ver qué pasa porque la Izquierda aún no es capaz de tener figuras para disputar el poder.

EL PINOCHETISMO

-A propósito de todo lo ocurrido con estas movilizaciones, ¿crees que hay un núcleo duro de pinochetismo en el país?

-Sí, claro. Cuando murió Pinochet todos los vimos. Me caí de poto al ver toda esa gente romántica por el pinochetismo. Y hoy día se ve también en ciertos sectores, y hablo precisamente de la gente que está en el poder, en el Gobierno. En la calle, por suerte, me he pillado a pocos, pero cuando uno ve en el Twitter, se encuentra con comentarios de corte fascista.

-Cuando revisas tu cuenta de Twitter ¿con qué tipo de mensajes opositores te encuentras?

-La mayoría son fascistas y machistas, sin mucho argumento, sin altura de miras, sin discusión, sólo discriminación y un odio que me sorprende. Es gente capaz de hacer cualquier cosa. Igualmente, en el Gobierno te encuentras pronunciamientos similares, de corte fascista, de invocar a la dictadura…

-Como cuando una funcionaria dijo ‘matando la perra se acaba la leva’…

-Ese fue uno, pero te encuentras con otros como: ‘Si siguen así, vamos a tener una nueva detenida desaparecida’. Hasta se planteó sacar al Ejército a las calles…

-En 2010 estábamos hablando de la lucha mapuche y ahora nadie la menciona ¿Chile es un país de corta memoria? ¿Temes que el tema de la Educación sufra algo similar?

-Todos tenemos el temor de que esto sea una gran explosión y luego se olvide, aunque creo que hay un nivel de apertura de la gente y del movimiento, de tener mucha fe y que a partir de esto no sólo se geste un cambio en Educación, sino también un país distinto. La gente siente ese espíritu y esas cosas no mueren tan fácilmente.

-¿Consideras que la prensa está reflejando eso?

-Yo sé donde estoy parada. Sé que es una sociedad machista, que los medios de comunicación son un poder fáctico muy importante, que disponen según lo que se determine en el poder por detrás. Es un escenario donde muchos medios como La Tercera, La Segunda y El Mercurio, tergiversan todo, se enfocan sólo en la violencia, en las divisiones internas de la Confech y tratan de manejar la opinión pública. Yo no doy más entrevistas a La Tercera, es una cuestión espantosa cómo ha manejado la información. Ese diario miente, no como El Mercurio, que creo da la opinión de la derecha simplemente.

-¿Y en el caso de Las Últimas Noticias (LUN)?

-LUN utiliza la estrategia de la superficialidad, no ir al fondo. Hoy me utilizan a mí, después puede ser otra persona. Ellos banalizan la información para que la gente vea lo superficial solamente y no lo que sucede realmente en los movimientos. Por ejemplo, cuando pusieron ‘Camila Vallejo no quiso mover la colita’ ¿Qué nivel periodístico hay ahí?

LA CONSTITUYENTE DEBE SER UN PROCESO

-¿Cómo te planteas ante reformas políticas como una asamblea constituyente?

-La asamblea constituyente es una proyección, no es una demanda en estos momentos. Instalarlo como demanda es una cuestión política, y sabemos que si la exigimos ahora, serán los mismos de siempre los que participen de ella y la redacten. Eso pasa porque la gente de las poblaciones, la base social, aún no está empoderada de ese tema. En cuanto a proyección política, ahí hay un desafío muy importante: generar poder constituyente.

-¿A mediano plazo dices?

-Sí, creo que es algo a mediano plazo. Por ejemplo, hoy se está hablando mucho de asambleas territoriales o populares. A partir de esas instancias que se están creando y le permiten a la gente que no está en política participar, debe instalarse la idea de una nueva Constitución. Si todos nos ponemos a trabajar en esa dirección, tanto comunistas como la Izquierda en general y las bases de la Concertación, se puede dar algo muy potente.

RECUADRO

Al cierre de esta edición se estudiaba el escenario para la reunión con Sebastián Piñera:

-¿Cómo esperan que sea la reunión con Piñera esta semana?

-Queremos enmarcarla como la instancia en la que él nos va a responder en cuanto a la voluntad política que tiene de avanzar en los puntos que demandamos. Consideramos este espacio como un primer cara a cara con el Presidente. Vamos a ver si es posible o no avanzar en una mesa de diálogo.

-¿Cuáles son las condiciones para que esa mesa de diálogo prospere?

-Principalmente señalar la represión que hemos vivido, con compañeros detenidos ilegalmente y que han sido golpeados. También el asesinato de Manuel Gutiérrez, del cual no se hace justicia sólo con la baja del carabinero; acá hay que judicializar el caso.

No queremos dialogar con alguien que nos está reprimiendo.

-¿Pidieron la renuncia de Hinzpeter a propósito de la muerte Manuel Gutiérrez?

-Venimos pidiendo la renuncia del ministro Rodrigo Hinzpeter desde el 4 de agosto. El problema de pedirla como condición para el diálogo de ahora, es que seguramente el Gobierno la negará y caeremos en un escenario de no diálogo. Esperamos un viraje de la política del Ministerio del Interior ante las movilizaciones sociales.

-¿Cuál es el piso mínimo de los estudiantes en este diálogo?

-Lo políticamente más relevante es la respuesta a nuestros puntos. Si nos van a poner sobre la mesa lo mismo de siempre, no lo vamos a acoger. Si hay avances, lo bajaremos a las bases para que discutan las asambleas y en el Confech de este sábado -3 de septiembre- se decida si es posible o no comenzar a trabajar con el Ejecutivo.

-¿Será un proceso de diálogo con movilizaciones o van a bajarlas si es condición del Gobierno?

-No tenemos poder de negociación si no estamos movilizados.

-¿Qué harán si Piñera sólo presenta la reunión y luego los deja conversando con Bulnes?

-Queremos que esté hasta el final. Si no es así, no nos sirve.

-¿Te vas a presentar a un nuevo período en la Fech?

-Lo estamos discutiendo. Podría presentarme nuevamente, estoy dispuesta. Pero debo resolver mi situación académica. Es algo que no descarto, dependerá de las necesidades del movimiento estudiantil.

-En términos de país, ¿estás viendo alguna candidatura?

-No estoy pensando en eso. Me lo han pedido en la calle, pero no.

Por Sergio Jara Román

El Ciudadano Nº109, primera quincena septiembre 2011

Fuente Fotografía: www.eldiario24.com

Repost 0
Published by Stéphane Parédé
commenter cet article
2 mai 2013 4 02 /05 /mai /2013 21:52

miércoles, 13 de marzo de 2013

Camila Vallejo: “Modelo neoliberal no garantizó ninguna libertad en Chile”

Libre Red 

“La promesa del modelo neoliberal hecha en Chile no sirvió para garantizar los derechos constituciones de su pueblo, como la gratuidad de la salud y educación”, señaló este miércoles la líder estudiantil chilena, Camila Vallejo.



Recordó que en Chile se aplicó este esquema con el propósito de imponer el modelo neoliberal en el mundo, lo cual deriva en que actualmente estos derechos del pueblo estén en manos del sector privado chileno.

“Lo que se ve en Chile refleja un descontento desde hace tiempo, producto de la desigualdad que hay y el abuso de poder”, puntualizó, “tenemos alrededor de cinco o seis familias que concentran una fortuna con base en el trabajo de los obreros. Necesitamos cambiar el modelo”, enfatizó Vallejo durante su participación en el programa Toda Venezuela, transmitido por Venezolana de Televisión.

 

http://radiosme2.blogspot.fr/2013/03/camila-vallejo-modelo-neoliberal-no.html

Repost 0
Published by Stéphane Parédé
commenter cet article